¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Buscador de Restaurantes

Tradicional.   Punto de Encuentro La Madreña.
C. la Ferrería, 3, Avilés.(Asturias)

El Punto de Encuentro La Madreña: sentirse como en casa en pleno centro de Avilés

Jorge Guitián 28/10/2021
Asturias es especialmente conocida por su cocina tradicional, una cocina que se relaciona con un ambiente acogedor y una atmósfera clásica que El Punto de Encuentro ha sabido recrear en el corazón de la ciudad de Avilés.

Avilés sigue siendo, de alguna manera, una desconocida. A pesar de sus innegables encantos, la ciudad sigue a la sombra de sus vecinas Gijón y Oviedo y de centros turísticos más o menos próximos como Cudillero o Luarca. Tal vez se deba a su pasado industrial, a un cinturón de fábricas que aún es bien visible desde la autovía. Pero la ciudad se ha regenerado en los últimos años de tal modo que su pequeño pero encantador casco histórico se ve hoy complementado con zonas comerciales y culturales, con parques y con una arquitectura que vale la pena ir descubriendo con calma. 

Avilés es, por lo tanto, la gran tapada del turismo asturiano, un lugar que cuenta con cada vez más visitantes pero que quizás está aún pendiente de eclosionar definitivamente, de convertirse en esa referencia turística que sin duda puede ser. 

Aunque para hacerlo cuenta ya con varios mimbres. Más allá de su patrimonio o del gran atractivo que es el Centro Niemeyer, Avilés es seguramente una de las ciudades asturianas con una oferta gastronómica más sólida. Y esto, en un panorama turístico cada vez más pendiente de la cocina, del producto y de la oferta de restauración, es sin duda un valor que conviene tener en cuenta. 

La nómina de restaurantes de primer nivel que acogen la ciudad y sus alrededores es impresionante: Casa Gerardo, Real Balneario de Salinas, Casa Belarmino, Gunea, Yume, Ronda 14, Casa Tataguyo, El Café de Pandora… lugares que cada vez más son capaces de atraer a un público que busca gastronomía de calidad en todas sus vertientes: de la cocina más actual a los platos ancestrales, de los templos del producto a locales centrados en las cocinas del mundo. Es justo ahí donde hay que entender la oferta de El Punto de Encuentro, un restaurante ubicado en pleno centro histórico, en una zona con un especial atractivo y en la que la oferta gastronómica es especialmente intensa. 

Aquí, en plena calle de La Ferrería, a un paso de la Plaza de España, del Parque de Ferrera, del Centro Niemeyer, del mercado y de los principales atractivos de la ciudad se localiza el Punto de Encuentro, un local acogedor, con toda la calidez de las paredes de piedra y esa atmósfera de las antiguas tabernas y casas de comidas

La responsable es Ángeles Azabal, una hostelera con un amplio recorrido a sus espaldas que ha sabido trasladar todo ese bagaje al restaurante. Ángeles trabajó durante años en otro local, una vinoteca que, a petición de sus clientes, fue creciendo poco a poco, derivando hacia el formato de restaurante de una manera natural. En ese momento Ángeles entendió que era preciso un cambio, buscar un local más amplio que acogiese lo que ella quería ofrecer a sus clientes y que permitiese dar un mejor servicio. Ahí nace la idea que acabaría por plasmarse en el Punto de Encuentro La Madreña. 

Al encontrar este local, con una ubicación perfecta y el carácter que sólo dan los años, Ángeles entendió que ese era el sitio. También lo hicieron muchos de sus antiguos clientes, que la siguieron hasta aquí, como muchos vecinos del casco histórico, que poco a poco fueron sumándose a la nómina de habituales.  

Los motivos son evidentes: El Punto de Encuentro La Madreña tiene una oferta reconociblemente local, una carta de raíz clásica asturiana que hace que el visitante de paso la encuentre atractiva. Pero, al mismo tiempo, consigue hacerlo sin caer en los tópicos enfocados al turismo de masas, dotando a la carta de un aire casero y tradicional que convence también al público local: croquetas caseras de jamón ibérico, chuletas, chipirones, carrilleras guisadas… No es difícil entender por qué el cliente de El Punto de Encuentro se siente aquí como en casa, ya que el eje rector de la carta del restaurante son los platos reconocibles, los que resultan más familiares. Aquellos que los ingleses conocen como comfort food

No faltan los platos más populares del recetario asturiano: el pote, los callos, la fabada, los fritos de merluza, la longaniza de Avilés o, por supuesto, el cachopo, capaces de atraer a locales y a foráneos. Y, junto a ellos, el clásico que Ángeles se trajo de su anterior etapa: el solomillo con salsa de setas y jamón que sus clientes le impiden retirar de la oferta. 

Punto de Encuentro La Madreña

Todo esto junto al trato familiar de Ángeles, una hostelera de las que saben hacer que te sientas cómodo desde el momento en el que atraviesas la puerta, y un local con encanto dividido en tres espacios -zona de barra, comedor y terraza- hacen del Punto de Encuentro La Madreña una opción apetecible para públicos muy diferentes. 

El mobiliario antiguo ayuda a redondear la atmósfera, a darle una autenticidad que ya no se encuentra fácilmente; la pasión de Ángeles por el servicio y su atención al apartado de vinos y bebidas complementan una oferta amable, pensada para agradar, sin estridencias y con toda la solidez que le aportan una buena elección de la materia prima y los años de experiencia. 

El Punto de Encuentro no es un lugar al que venir a sorprenderse. Por el contrario, es ese espacio al que el cliente local se acerca para estar a gusto, para disfrutar de lo reconocible, de lo cercano, de esa cocina que huele a casa; es el restaurante en el que el cliente visitante encontrará una cocina asturiana sin excesos, atemporal y acogedora. Algo aparentemente tan simple, pero que, sin embargo, cada vez cuesta más encontrar.

Todo se da la mano aquí para dar forma a una oferta redonda, para crear un lugar dedicado a la cocina casera y al trato al cliente, para ofrecer algo más que platos y bebidas. El Punto de Encuentro ofrece, sobre todo, un oasis en el que relajarse, desconectar y disfrutar de la cocina, la charla y el ambiente sin complicaciones; ese lugar que todos buscamos cuando salimos de nuestra ciudad y que tantas veces cuesta encontrar. 

Ángeles ha dado forma aquí a un sueño, ha conseguido materializar todo lo aprendido en años de experiencia en la hostelería de la ciudad: el local arropa, la clientela de proximidad la ha acompañado, cuenta con el favor de los clientes de paso y su oferta, fiel a sus raíces, tradicional pero con algún pequeño guiño que la identifica, disfruta de un momento dulce. 

Volver a El Punto de Encuentro es volver a ese Avilés que siempre ha estado ahí, pero que ahora se reivindica. Ese Avilés con un casco histórico de pequeñas dimensiones, pero de enorme encanto; ese Avilés que vive la cocina como un punto de encuentro con familiares, amigos o desconocidos que comparten una barra y una atmósfera. Es reconciliarse con esa cocina sencilla capaz de resultar atractiva y familiar tanto a foráneos como a la gente de la ciudad; es disfrutar del ambiente avilesino de siempre y redescubrir por qué hay que regresar a esta ciudad capaz de sorprender incluso con lo más cotidiano. 

Galeria

Otras sugerencias

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.