¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Buscador de Restaurantes

Mediterránea.   Hostal Empúries.
Platja de Portitxol, s/n, L'Escala.(Girona)

Hostal Empúries: cocina mediterránea con vistas al mar

Silvia Oller 13/05/2021
Situado en un lugar privilegiado, frente la playa de Portitxol de L’Escala y a escasos 300 metros de las ruinas de Empúries, en el Hostal Empúries encontramos cocina mediterránea con predominio del pescado. Junto a sus platos más icónicos como el cabracho frito (escórpora) que sirven entero, y que se come con las manos, en la carta encontramos nuevas propuestas como las cocochas al pil pil, que no dejaran a nadie indiferente.

Cocina mediterránea, de proximidad y en la que impera la calidad. Esa triple combinación es la que distingue al Hostal Empúries, un local con solera cuya historia se remonta al año 1907, cuando sirvió de alojamiento a los primeros arqueólogos que iniciaron los trabajos de excavación y recuperación de los restos de yacimiento grecorromano de Empúries, uno de los principales atractivos turísticos de la zona. Aquella primera edificación, bautizada como Villa Teresita, se ha convertido hoy en hotel con 55 habitaciones y restaurante decorado con mucho gusto en el que predominan los materiales sostenibles. 

En ese remanso de paz que es el Hostal Empúries, dirigido desde hace tres años por Franz M. Pfaff, el cliente hallará lo que uno espera cuando se hospeda tan cerca del Mediterráneo; desde mejillones (al vapor o a la andaluza) a gambas del Cap de Creus, pasando por una amplia oferta de marisco y pescado de la lonja, que va variando en función de lo que los pescadores de L’Escala llevan a puerto cada día: doradas, dentones, besugos, sargos, brecas…

pescado rebozado al estilo andaluz

Por supuesto no faltan los arroces secos o caldosos, sin olvidar uno de los símbolos de L’Escala, la anchoa, que sirven solas, para picar, o en una ensalada con cogollos a la brasa y panceta ibérica. Este último plato y las sabrosas cocochas son dos de las nuevas incorporaciones a una carta que cuenta con el asesoramiento de la empresa Carrot y de nombres vinculados a la alta cocina como Pere Planagumà, que fue jefe de cocina del restaurante Les Cols o Pere Castells, el químico que tenía Ferran Adrià en El Bulli.

Entre los platos para picar, más allá de las anchoas o los mejillones, encontramos también rabas de calamar, croquetas de gambas o jamón, ostras con algas gallegas, cítricos adobados y emulsión de ostras así como hummus o garbanzos fritos con lima y sal especiada

Como entrantes, cocochas y anchoas al margen, destaca también el ceviche de gamba roja del Cap de Creus con chalota encurtida y rábanos; crema de guisantes con yogur, estragón y miga de cebollino; caballa con tomate, ensalada de hinojo y pan a la parrilla; o el puerro asado con mató salado, vinagreta de limón y hojas amargas

Entre los segundos, uno de los platos más reconocidos del Hostal Empúries es el cabracho (escórpora) frito, que el personal aconseja comer con las manos. El maitre Reza Asamian explica que la idea es acompañar el pescado con las hojas de cogollo que acompañan el plato.

El pescado, que puede llegar a pesar hasta tres kilos aunque se sirve en piezas entre 1 y 2 kilos, se presenta rebozado al estilo andaluz, se fríe en abundante aceite y se acompaña de un aderezo con salsa tártara y otra de soja con naranja y limón. 

De entre los arroces, destaca el "Hostal Empúries", con marisco y gambas del cabo de Creus. Un arroz que sirven tras una cocción combinada entre fuego y horno, según explica el jefe de cocina Ryan Woei. La oferta de arroces se completa con un arroz caldoso y otro de verduras

Arroz hostal empúries

Que sea un restaurante marítimo no significa que no deje espacio para la carne. Así, ofrece chuletón de lomo alto sin hueso a brasa (una pieza de 600 gramos para dos personas) o cuello de cerdo Duroc a baja temperatura, cocinado durante 18 horas a 60ºC acompañado de judías de Santa Pau, jugo de cerdo y aceite de perejil o hamburguesa de ternera.

Entre los postres, sobresale el pastel de queso con leche de oveja de raza ripollesa, manzana caramelizada y miel, aunque también destaca la tarta de limón con limón encurtido y nata y la versión del pan con aceite y chocolate, una ganache de chocolate con pan crujiente y garum, un aderezo salado cuyo origen se remonta a la época romana. 

La amplia y variada propuesta culinaria del Hostal Empúries, que también incluye platos para niños, se puede degustar en tres espacios distintos: el Bistró del Mar, una sala informal y luminosa abierta al mar, en recinto cerrado de Villa Teresita y en la terraza en primera línea de mar. El cliente encontrará una oferta más desenfadada e informal (ensaladas, tapas y bocadillos) en el chiringuito Gambo sobre la playa del Portitxol que abrirá en verano. 

 

FOTOS: Martí Artalejo

Galeria

Otras sugerencias

  • Perretxico
    Calle Rafael Calvo, 29, Madrid
  • Noor
    Calle Pablo Ruiz Picasso, 8, Córdoba
  • Sollo
    Urbanización Reserva del Higuerón, Camino del Higuerón, 48, Fuengirola

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.