¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Buscador de Restaurantes

Mediterránea.   Restaurant Cappuccino.
Rambla Nova, 9, Tarragona.

Restaurant Cappuccino de Tarragona, cocina emprendedora y de toda la vida

Cristina Valls 25/02/2021
Un lugar en el que disfrutar de platos caseros y con sabor. ¿El objetivo? Preservar la esencia de las recetas familiares. Por ello, el equipo de cocina del Restaurant Cappuccino de Tarragona, cuida hasta el mínimo detalle. Bajo esta óptica opera dicho local, que pertenece al Grup Cappuccino, un entramado empresarial con más de veinte años en el sector de la restauración y un total de siete establecimientos hermanos. Todos ellos defienden la filosofía del esfuerzo.

La emprendedora Regina Cañellas, al frente junto a sus hijos Marta y Oriol Ferré, trabajan para ofrecer la mejor de las atenciones. Juntos han visto evolucionar las zonas de Rambla Nova y la plaza de la Font y se han esforzado en convertir la compañía en una sociedad puntera e innovadora. Entre sus exquisiteces culinarias más populares, está el canelón de marisco con crema de bogavante, el arroz caldoso, el tartar de salmón y las habas a la catalana. 

Canelón de marisco con crema de bogavante

“Hace 26 años que estamos en la Rambla Nova de Tarragona, muy céntricos y cerca del Balcó del Mediterrani. Además, estamos en otro punto estratégico: la plaza de la Font. Hemos visto evolucionar el comercio, especialmente en lo que a horarios se refiere. Fuimos de los primeros en permanecer abiertos los mediodías. Eso antes no se hacía. La gente comía más en casa los días de cada día. Hablo, claro está, de mucho antes de que aparecieran franquicias y cadenas”, rememora Regina Cañellas (Vilobí del Penedès, Barcelona, 1957), al frente del negocio familiar, el Restaurant Cappuccino de Tarragona, que forma parte del Grup Cappuccino. 

El grupo unifica, aparte del recinto que nos ocupa, diferentes establecimientos de Tarragona como: el Regine Tavern (Rambla Nova), especializado en tapas, cerveza y donde también hacen menú; El Cafetó (Rambla Nova), donde se sirven exclusivamente vermuts y aperitivos; y, en la plaza de la Font, está la cafetería Capuccino, el Restaurant Fòrum (con un menú más selecto, con arroces y pescado), la tienda ‘Pollastres Plaça de la Font’ (donde venden pollo, además de la comida que hacen en los restaurantes) y el Restaurant Continental, de tapas y copas (concebido para la tarde-noche, aunque con el Covid es muy complicado.

La esencia de la emprendeduría 

La vida laboral de Regina es de lo más polifacética: fue auxiliar de clínica, ayudó durante un tiempo a su marido mientras llevaba una imprenta por su cuenta y, más adelante, asumió la comercialización de una línea de máquinas de café soluble con éxito ampliándola en el terreno del chocolate, un campo que le abrió las puertas que la llevarían a enamorarse de la restauración. De hecho, siempre ha apostado por la diversificación, la humildad y la seriedad. Eso, reconoce, la han llevado lejos. 

Por otro lado, ella desde siempre se había quedado prendada de Tarragona y cuando se le presentó la ocasión, bien informada, decidió abrir en la ciudad su primer establecimiento de restauración junto a su marido Ramón. “Empecé en el sector de la restauración con Il Caffè di Roma, esa fue mi primera relación con la hostelería, ya que me dediqué durante años a la distribución en el campo del café con la empresa Productos del Café y con las máquinas Moka Express”, nos recuerda. 

La fundadora siempre ha querido que sus hijos vean cómo se trabaja en el restaurante, con esfuerzo y dedicación. En la actualidad, Marta Ferré, la hija mayor, es la que se puso al frente de recursos humanos de la empresa familiar hará cosa de unos cuatro años. Además, es enfermera, campo en el que todavía ejerce de forma simultánea. Por su parte, Oriol, el pequeño, desde su adolescencia ha echado una mano a su madre en la cocina, aprendiendo bajo su atenta mirada y entre fogones. Estudió CAFE y, al terminar, se incorporó a la empresa al 100% haciéndose cargo de las compras y de las cocinas. Ambos hijos mantienen, también, el trato con proveedores. “En plena crisis, estamos ayudándonos entre nosotros. Somos muy cuidadosos con la selección del género. Lo ventajoso de tener más de un local es que podemos comprar por volumen y podemos conseguir el producto de mejor calidad al mejor precio."

Restaurant Cappuccino Tarragona

Mantener a los hijos cerca y en la empresa, según Regina, hace posible que, el día de mañana, sea “más fácil que ellos le den continuidad”, dice. “Es una manera de transmitirles mi experiencia”, corrobora. La familia describe el espacio, así como todos los demás de Grup Capuccino, como entornos “de trato cercano”, donde la clientela “se convierte en familia, pues si no fuera por ella no estaríamos aquí, nos mantiene a flote”, distinguen. “Ahora, y más con el coronavirus, acude gente autóctona, pero en circunstancias normales, solían venir turistas de Madrid o Zaragoza, e incluso de otros rincones del continente, como Bélgica y Francia. Venían con asiduidad y, en algunos casos, algunos acudían leales, desde hacía ya 10 años”, destacan.

Variedad y rotación de platos

La cocina del Restaurant Cappuccino de Tarragona es, como decíamos, esencialmente casera. Asimismo, se atreven con las tapas (mejillones al vapor, patatas bravas, croquetas, sepia o gambas a la plancha, ‘esqueixada’ de bacalao, pimientos del padrón, etc.) y el menú de mediodía, que tiene mucha salida y aboga por la variedad gracias a la rotación de propuestas cada dos o tres meses. 

En el restaurante son rigurosos con el sabor. “Queremos ser auténticos. Si nos piden algo concreto, queremos que tenga siempre el mismo gusto”, apuntan. Regina enumera como platos “obligatorios” para el paladar (y del menú), el arroz caldoso de bogavante (con 16 años de trayectoria), la sepia (a veces servida con albóndigas) y el risotto. Hay otras elaboraciones, como la ensalada de pollo y salsa césar, también “intocable”, pues “hay gente que acude exclusivamente para pedirla”, señalan. 

Arroz caldoso de bogavante

En el caso de la sepia, es una de las creaciones que se cocina a fuego lento, algo muy reivindicado por la familia. “Eso se ha perdido, ahora todo es inmediatez. La sepia, por ejemplo, la cocinamos en una gran olla, hay que invertir mucho tiempo para que salga como es debido”, detalla. Otros platos interesantes son el carpaccio marinado de ternera con virutas de parmesano y aceite de arbequina, la crema de puerros con picatostes y la esqueixada de bacalao con pimiento verde, rojo y tomate.

La llegada de la crisis del Covid

Preguntados por cómo han sobrellevado la llegada de la pandemia y las restricciones, Marta explica que el tiempo que hay para la sobremesa convierte la visita del cliente en “inviable” a veces. “La hora de más que nos han dado, aunque menos es nada, tampoco nos soluciona el asunto. Para dar un buen servicio hay que tener más margen de tiempo. Con la cantidad de medidas de seguridad que ponemos en marcha, por otro lado, el restaurante se ha convertido en el entorno más seguro que hay ahora mismo”, asegura Regina. De hecho, reconocen que las ayudas, contribuyen a salvar la actividad de forma inmediata, pero “a costa de endeudarnos”, lamentan. Por haber perdido también, han dejado de realizar espectáculos musicales en vivo. 

Para sortear la situación, desde el restaurante de la Rambla Nova, al igual que el de los pollos al ast, han habilitado servicios de comida para llevar y envío a domicilio. “Pueden solicitar nuestros servicios por Just Eat. Aunque vendemos poco, hay que seguir adelante, porque todo suma”, declara la familia.

Ojo a la carta

En el Restaurant Cappuccino hay mucha variedad en lo que a cartas se refiere. Aparte del menú de mediodía, hay que prestar atención a la carta con amplias opciones ‘de cafetería’ por un lado y opciones para comer, fuera de menú, por otro. En el primer caso, se cuenta con un gran abanico de bebidas, desde cafés, capuchinos y chocolates hasta tés, pasando por tentempiés, ‘paninis’, ‘focaccias’, pastelería, gofres, crepes y refrescos; la carta sigue con cocktails a elegir, copas y frappés. Estos últimos, más propios de una situación previa a la crisis. 

Para comer, la carta nos ofrece un ‘rincón de salados’ y otros platos más aptos para la comida. Así pues, se puede encontrar la sección de pastas (macarrones o espaguetis con salsa a escoger, raviolis, lasaña a la boloñesa, canelones con salsa bechamel o de setas e incluso musaka); paellas (mixta, marinera; risotto funghi, al roquefort, a la carbonara, salsa marinera o de verduras), aperitivos, ensaladas (de queso de cabra, de salmón a las finas hierbas, verde con atún, de jamón y queso, etc.), carpaccios (de ternera con queso parmesano o de salmón a las finas hierbas) y crepes saladas (jamón y queso, vegetal, beicon y queso de cabra o sobrasada y queso).

Una selección de platos caseros

Para entender la filosofía del Restaurant Cappuccino (con el estómago como filtro), Regina e hijos seleccionan una serie de platos para hacernos experimentar esa cocina suya “de toda la vida”, como acotan ellos. Empieza el baile de platos con el canelón con marisco y crema de bogavante, le sigue un arroz caldoso de bogavante, un tartar de salmón, entrecot y habas a la catalana. Para coronar el asalto, nos proponen un tiramisú casero como postre. Para ir desgranando algunas de las elaboraciones, la familia acota que, tanto el plato de habas como el de arroz caldoso de bogavante tienen mucha historia y llevan años en la carta. “El tartar de salmón es otro de los platos que siempre permanece. Son productos de calidad, de proximidad y muy sanos”, distingue. 

Entrecot

Preguntados por cómo ven el futuro del sector, Regina, Marta y Oriol lo ven “complicado” a corto plazo. A largo plazo, aun así, lo ven todo mucho mejor. “Tal vez de cara al año que viene, tengamos unas mejores condiciones. El asunto de las vacunas debe haber evolucionado y algo tiene que cambiar”, resumen. Pensado en ideas futuras, tienen claro que potenciarán la elaboración de pizzas en el Restaurant Cappuccino (aunque ya están en activo con opciones como la de cuatro quesos, la vegetal, la mariachi, la ‘prosciutto’, entre otras). “Seguiremos haciendo gala de lo que nos caracteriza, que es nuestra cocina reposada. Eso es lo que nos diferencia”, concluyen. 

FOTOS: Xavi Jurio

Galeria

Otras sugerencias

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.