¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Buscador de Restaurantes

Mediterránea.   Restaurant Arrels.
Carretera C-250, km 7, Quart.(Girona) Tel: 972647999

Elogio al producto en una masía catalana

Silvia Oller 30/03/2021
Cocina mediterránea y de producto, elaborada y con el particular toque del chef, Àlex Rodríguez, que tiene una amplia trayectoria tras los fogones. En el restaurante Arrels hacen buena cocina en un marco inmejorable: una antigua masía restaurada en la entrada de Quart (Girona) que dispone de mucho espacio, tanto dentro del local como en los jardines que lo rodean. Una gran ventaja en los tiempos que corren.

Su propietaria, Renata Palaghianu, que adquirió el negocio hace tres años y Àlex, que durante trece años fue jefe de cocina en el restaurante El Molí de l'Escala y que previamente había trabajado en varios locales de Barcelona, hablan de "cocina real" cuando definen su modo de trabajar. Y efectivamente, en el restaurante Arrels encontramos una cocina capaz de seducir todos los paladares, donde proliferan los productos de proximidad y de Km 0 siempre que es posible y aquellas elaboraciones que, bien hechas, son un éxito asegurado.

La brasa es una de sus especialidades y la encontramos en platos como el solomillo de ternera, el txuletón de vaca gallega, las verduras o el txuletón Joselito de cerdo ibérico, una de las últimas incorporaciones a la carta.

Solomillo

Otro de los platos fuertes son los arroces, que Àlex y su equipo de cocina (encabezado por Luís Alfredo y Elsy Muñoz) preparan en diferentes formatos: arroz caldoso de bogavante, arroz a la marinera con cigalas, gambas, almejas y mejillones; rissotto de setas, espárragos verdes y escalope de foie o un sabroso arroz de pluma Joselito 100% bellota a la brasa con setas.

En los entrantes, entre los que hay platos fríos y calientes para compartir, destaca el tartar de atún con aguacate, el carpaccio de magret de pato y foie con aceite de trufa o los huevos rotos con patatas y butifarra de perol, entre otros. También figuran elaboraciones de otras latitudes como los tacos mexicanos de cochinita pibil o el peruano ceviche de corvina con caviaroli (cápsulas de aceite de oliva).

No faltan otras propuestas que remiten inevitablemente a la cocina catalana como los caracoles secos con sal y pimienta hechos a la llauna o con salsa picantona elaborada a base de foie. El mar y montaña de pollo ecológico con gambas o la espalda de cordero al estilo ampurdanés son otros platos que llevan sello catalán.

Finalmente en los postres los amantes del chocolate encontrarán su oasis con las texturas de chocolate a base de cremoso de chocolate, helado, bizcocho de chocolate al vapor y crumble de cacao. También destacan otras creaciones de autor como la espuma de crema catalana con manzana de Girona o el helado de turrón, con aire de ratafía y naranja confitada.

Más allá de la carta, Arrels ofrece tres tipos de menús: uno que sirven los fines de semana; otro que ofrecen entre semana, que consta de cuatro primeros, seis segundos y cuatro postres a elegir; y el más reciente, el menú Inedit, que casa con la cerveza de Estrella Damm y que ofrecen cada día de la semana.

Menú Inedit

Un menú muy equilibrado que incluye un aperitivo para compartir con dos platos fríos (burratina con fresas, tomate, pesto y aceitunas Kalamata y un tartar de salmón con aguacate y aire de soja) y dos elaboraciones calientes (croquetas de marisco y huevos rotos con patatas y alcachofas). En el segundo, el cliente puede elegir entre un entrecot argentino a la brasa con espárragos o rape a la marinera.

Completa el menú, que incluye pan, agua y cerveza Inedit, un postre ligero donde el chef demuestra su técnica con un helado de piña y cilantro, con espuma de cerveza Inedit, piel de naranja confitada y aire de regaliz. Los postres integran parte de los ingredientes de la propia cerveza deconstruida, elaborada con malta de cebada y trigo y aromatizada con cilantro, piel de naranja y regaliz. Un excelente punto y final a una comida redonda.

El restaurante tiene en el amplio espacio otro de sus grandes aliados. Dispone de tres grandes salas con capacidad para unas 200 personas y un jardín exterior que se convierte también en un gran comedor al aire libre. Cuando la pandemia lo permita, será un excelente lugar para realizar comidas de grupo, eventos especiales o celebraciones. Renata, su propietaria, que hace catorce años llegó de vacaciones desde Rumanía y ya se quedó en Girona, tiene muchas ideas para aprovechar el espacio con el buen tiempo. Un Martini Time o un mercadillo al aire libre con presencia de pequeños negocios y artesanos son algunas de las opciones que baraja en un futuro próximo, siempre y cuando las restricciones sanitarias lo permitan.

FOTOS: Martí Artalejo

Galeria

Otras sugerencias

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.