¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Buscador de Restaurantes

De Mercado.   Nou Gras.
Calle de Cal Gras, 4, Cabrils.(Barcelona)

Nou Gras, una masía con aire gastronómico en Cabrils

Laia Antúnez 05/11/2021
En Nou Gras, situado en Cabrils (Barcelona), ofrecen cocina de mercado y utilizan las bases y las técnicas aprendidas en restaurantes gastronómicos para transformar, siempre desde la informalidad, tapas y otras recetas fácilmente reconocibles. Sus artífices, Ana y Alex, le han dado una vuelta a la restauración de esta masía, que nos invita a disfrutar de un buen ágape con vistas al horizonte marítimo del Maresme.

Ana Bas y Alex Iglesias se conocieron en la escuela de hostelería y siguieron una carrera en paralelo, ella en la sala y con la sumillería y él en la cocina. Adquirieron experiencia en distintos restaurantes gastronómicos de Barcelona (Saüc, Hotel Ohla), algunos con estrella Michelin, y, tiempo más tarde, abrieron su primer negocio, el restaurante de gastro tapas Atapa-it. Ahora, ya alejada de la ciudad Condal, esta pareja profesional y sentimental acaba de emprender un nuevo proyecto que hemos podido conocer: el restaurante Nou Gras. 

Situado en Cabrils, un municipio interior de la comarca del Maresme, Nou Gras se convierte en una versión actualizada del restaurante familiar Cal Gras, que des de 1970 se ubicaba en una gran masía tradicional a pie de montaña. El proyecto de Ana y Alex poco tiene que ver con el del restaurante anterior, aunque le hagan algunos guiños. Su carta, más reducida, apuesta por la cocina de mercado, con tapas, platos principales y brasa, siempre jugando con la estacionalidad del producto. Y su cocina, tal y como la define Ana, “es informal, pero utiliza las bases de los restaurantes gastronómicos, que es a lo que estábamos acostumbrados”. 

Cal Gras

Fruto de los aprendizajes culinarios

Así, nos proponen empezar con algo de tapeo y snacks, como los adictivos saquitos de brie, que coronan con una mermelada de higos; los buñuelos de bacalao y lima; o el salmón con crema de aguacate, que envasan al vacío y marinan con aceite de jengibre y una salsa tipo teriyaki. Un clásico de este chef, que le sigue acompañando a lo largo de los años. De hecho, las técnicas de alta cocina, aprendidas anteriormente, así como los toques orientales, influencia de su paso por el restaurante japonés Icho, hacen acto de presencia en muchos de sus platos. 

Es el caso de la infalible espuma de patata trufada con huevo poché y jamón ibérico, que hace uso del sifón; del tataki de atún con mango y mayonesa de jengibre, que tiene un giro oriental; o del meloso de cordero con cremoso de apionabo y el jugo de su cocción, uno de los platos estrella de la casa que, en este caso, juega con la cocina a baja temperatura. Como ya avanzábamos, también miran hacia la cocina tradicional que se hacía en esta masía y, siempre con su toque personal, recuperan recetas como los caracoles “a la llauna”, los canelones de rustido con salsa tartufata, las manitas de cerdo deshuesadas o el bacalao con judías “del ganxet” y tocino.

Cal Gras

A toda brasa

Asimismo, han querido aprovechar la imponente brasa del antiguo restaurante y ofrecer carnes al calor del carbón. Pero, tal y como nos recalca Ana, no pretenden trabajar con las típicas costillas, el clásico conejo o las parrilladas. Ellos se centran en carnes más contundentes, la mayoría provenientes de Galicia, como el entrecot de ternera madurada, la pluma ibérica con aceite de romero o el chuletón de kilo dry aged. Las butifarras son especiales y las presentan variadas: clásica, negra, de setas, etc. Para los menos carnívoros, existen opciones de pescados y verduras que también pasan por el fuego de la brasa. 

Tampoco se olvidan de los arroces, marinero o de montaña, y preparan un menú de mediodía y otro de fin de semana que vale la pena tener en cuenta. Lo mejor es degustar todos estos platos en su enorme terraza al aire libre, cubierta de moreras, con vistas a la montaña y al horizonte del mar del Maresme. De cara a la llegada del frío, disponen de un segundo comedor cerrado y de espacios interiores reservados, y preparan nuevas recetas de otoño e invierno que se inspiraran en las setas y en los platos de cuchara calientes. Una masía que dice adiós a la cocina de la abuela, y nos espera con otras perspectivas culinarias.
 

Fotos: Flaminia Pelazzi.

Galeria

Otras sugerencias

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.