¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Buscador de Restaurantes

Arrocería.   Arrozal de Ca la Nuri.
Av. Ports d'Europa, 100 Barcelona, Barcelona.

Arrozal, los arroces de Ca la Nuri en la Zona Franca

Laia Antúnez 09/03/2021
Las habituales recetas y los conocidos arroces de Ca la Nuri también se pueden degustar en un entorno bien peculiar, el del ZAL Port de Barcelona, un lugar dedicado a la logística y a los negocios. El restaurante Arrozal es su apuesta para seguir regalándonos su habitual trato cercano y deleitándonos con sus sabores de siempre, aunque con una novedad: el toque especial de la brasa de carbón vegetal.

Hay zonas de la ciudad que probablemente solo conoceremos si las circunstancias laborales nos conducen a ellas. Es el caso de la Zona Franca, con su entramado de calles de nomenclatura alfanumérica, los edificios de oficinas y esas enormes naves logísticas que dan forma a una auténtica micro ciudad. En este escenario se encuentra el restaurante Arrozal, un pequeño oasis gastronómico que lleva el sello de Ca la Nuri, un histórico proyecto de restauración de marcado carácter familiar.

Arrozal se ubica en el Service Center del ZAL Port de Barcelona, un lugar al que es mejor desplazarse en coche –disponen de parking gratuito para los clientes- si lo que queremos es evitarnos un complicado periplo por el transporte público de la ciudad. Amplio, moderno y elegante, el restaurante es consciente de su ubicación y por eso otorga mucha importancia a los reservados y a los salones privados, pensados para acoger reuniones y encuentros de negocios en pequeñas esferas de intimidad.

El toque mágico

Aquellos que conozcan los sabores de Ca la Nuri encontrarán lo que buscan ya que la carta de Arrozal se nutre de las recetas de siempre de la casa, aunque les aporta un giro especial: el de la brasa de carbón vegetal. Es el caso de sus habituales patatas con alioli o de sus mejillones de roca con ajo y perejil, que aquí se acaban con ese toque ahumado que tiene la capacidad de transformar cualquier plato. Lo saboreamos también en su meloso filete de vaca a la brasa o en su merluza de palangre –el pescado es fresco y varía según el día-, que se acompaña con olivada y escalibada, también cocinada en ese horno al carbón que es una verdadera joya.

Tampoco faltan los arroces, que, sin ninguna duda, son uno de los puntales que marcan el carácter gastronómico de Ca la Nuri. En Arrozal los preparan “a la llauna”, con ese indispensable punto “socarrat”, y en raciones individuales muy vistosas y extremadamente generosas, como todos los platos que salen de su cocina. La elección puede ser difícil: ¿arroz con secreto ibérico a la brasa y ceps o arroz negro con calamar a la brasa y alioli? Los platós son sencillos y no buscan filigranas, solo cuidar la calidad del producto, y ser espléndidos con el comensal, que probablemente se acabe llevando parte de la ración a casa. 

Arroz negro con calamar a la brasa y alioli

Si hay oficinas, habrá menús 

Los incondicionales de su paella “del señorito” también podrán degustarla en Arrozal, mientras que los ejecutivos tienen en este plato la solución perfecta para no mancharse las manos mientras hablan de negocios con sus clientes. Y es que aquí, como en toda zona de oficinas, los menús también cobran vital importancia. El menú mediodía, con cuatro primeros y cuatro segundos a elegir, postre y bebida (17 €), es uno de sus grandes secretos. Una apuesta segura, que cambia semanalmente jugando con el producto de temporada y con algunos de los platos habituales de la carta -entre las opciones siempre hay arroces-.

También cuentan con un servicio de cátering para reuniones y eventos enfocado a las empresas de la zona, y se han adaptado a la situación sanitaria actual y poniendo en marcha un servicio de take away y delivery con dos propuestas: primero y segundo (12,50 €) o plato principal con fruta o yogur (8,95 €). Los platos son los mismos que los del menú mediodía, así que decantarse por esta fórmula también puede ser una jugada de lo más acertada. 

Y es que el mismo cariño que ponen en la carta, lo ponen en el menú, en el servicio y en transmitirnos ese carácter familiar que les acompaña desde que, en 1962, Nuri y Jordi abrieron su primer local, el Bar Núria, en el barrio de Poblenou. Ha llovido, pero las distintas generaciones de la familia Noguera siguen trabajando e implicándose, ya sea desde la gestión, la barra o la cocina, para mantener este carácter intacto. Sin duda, lo consiguen.

 

FOTOS: Marta Becerra

Galeria

Otras sugerencias

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.