¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+
Plátano, para merendar pero también para cocinar
Propuestas Gastronómicas.

Plátano, para merendar pero también para cocinar

Manel Bonafacia 20/04/2020

Dulce, sano y rico, y además fácil de pelar, el plátano lo tiene todo para una merienda o para picar entre horas, pero también da juego en la cocina, o si no mira las recetas que hemos seleccionado hoy.

"Cada día un plátano... ¡por lo menos!" era el eslogan de una campaña publicitaria de los plátanos de Canarias de gran presencia e impacto durante la segunda mitad del siglo pasado y que seguramente es responsable que esta sea una de las frutas más populares en nuestro país, tanto entre los adultos como entre los niños.

No hay más que ir a la salida de una escuela por la tarde para ver cuántos niños lo comen, o en una marcha ciclista, porque el plátano es muy energético, está cargado de carbohidratos y azúcar, sobre todo cuando es bien maduro, lo que nos da energía, pero también nos aporta vitaminas, potasio (que va muy bien para prevenir los calambres y las enfermedades cardíacas) y magnesio y una gran cantidad de antioxidantes y mucha fibra.

Una merienda completa, vamos, pero el plátano es más que un bocado entre horas, ya que con él podemos preparar recetas tanto dulces como saladas. Con plátano y con banana, que son de la misma familia, y aunque el plátano canario es más dulce y según algunos, más nutritivo que la banana tropical, no hay tantas diferencias y esta se consume hoy tanto o más que el plátano canario porque tiene un precio mucho más económico.

Donde sí hay diferencias es entre los plátanos o bananas y los plátanos 'macho' o plátanos verdes, que pueden ser verdes o maduros y que ahora encontramos fácilmente en todas las fruterías y supermercados como consecuencia de la influencia de la emigración latinoamericana y africana.

El plátano macho, que se distingue en seguida porque es mucho más grande y suele tener un color verde, no es dulce y es mucho más duro, por eso no se consume como una fruta, sino como si fuera una hortaliza, cocinada, ya sea solo o como acompañamiento de carnes y pescados, en forma de puré, frito o incluso en sopas.

¿Sabemos pelar un plátano?

Tanto si es para la merienda como para utilizarlo en la cocina, a veces tenemos trabajo para empezar a pelar el plátano o la banana, porque nos empeñamos en romper la punta alargada por donde estaba unido al árbol y resulta que la mejor manera no es esta, ya que así a menudo se nos estropea la punta de la fruta.

Si seguimos el ejemplo de los monos, resulta que el plátano es más fácil de pelar si lo hacemos al revés, con una simple presión de los dedos lo abriremos y podremos quitarle la piel, como explicó hace años este vídeo que Youtube que han visto los últimos años millones de personas.

Recetas con plátano

El plátano, en nuestra cocina tradicional, está poco presente, normalmente se come simplemente pelado o como ingrediente de algunos postres: en batidos, pasteles o buñuelos es donde más se usa, porque funciona muy bien como sustituto del azúcar, sobre todo cuando está bien maduro es un gran edulcorante. También lo encontramos seco mezclado con los cereales del desayuno, y como protagonista de algunas recetas clásicas, como los plátanos flambeados que los restaurantes clásicos preparaban (y algunos todavía preparan) en la sala, ante el cliente. Y con chocolate, claro, que combinan muy bien, por ejemplo para mojar en una fondue de chocolate junto a otras frutas como las fresas.

Pero en América de sur y Centroamérica el uso de los plátanos dulces y del plátano 'macho' es frecuente también en la cocina salada, y aquí hace muchos años que importamos alguna receta, como el arroz a la cubana, que se sirve con plátano frito, y con el boom de algunas cocinas como la mexicana o la peruana en nuestro país, se han popularizado otras.

Te ofrecemos una recopilación de algunas recetas dulces y saladas, clásicas y modernas, de aquí y de allí, que tienen como ingrediente común el plátano, la banana o cualquiera de sus variantes.

Plátanos flambeados al ron con almendras

Plátanos flambeados

Ingredientes: 4 plátanos, 50 g de azúcar, 1 copa de ron, 1/2 palo canela, mantequilla y 50 g de almendras fileteadas.

Deshacemos una nuez de mantequilla en una sartén y doramos los plátanos a fuego lento; cuando tengan un color dorado, repartimos por encima el azúcar y las almendras fileteadas. Añadimos el ron, acercamos un encendedor y lo encendemos (apagamos el extractor para evitar que prenda). Cuando se apague la llama, vamos napando los plátanos con la salsa y servimos. Si los plátanos son bastante maduros y, por lo tanto, más dulces, tenemos que reducir la cantidad de azúcar. También podemos echar un chorro de zumo de naranja para cocer los plátanos, antes de flambear.

Flan de plátano

Flan de plátano

Ingredientes: 2 plátanos o bananas, 5 huevos, 1/2 litro de leche entera, 150 g de azúcar, 1/2 limón y caramelo líquido.

Pelamos y cortamos los plátanos o bananas en rodajas y las ponemos en un bol; añadimos el zumo de limón, mezclamos y vertemos la leche y el azúcar. Batimos con el túrmix hasta que quede una crema fina. Añadimos los huevos y volvemos a batir bien hasta que quede todo bien mezclado. Caramelizamos el fondo del molde elegido (ya sean flaneras individuales, un molde redondo grande o uno rectangular) y vertemos la mezcla anterior. Preparamos una bandeja más grande con dos dedos de agua y la introducimos en el horno precalentado a 180º C, ponemos el molde del flan dentro del agua y dejamos cocer durante una hora, hasta que si lo pinchamos con un cuchillo, este sale seco. Desmoldamos y servimos. También podemos añadir al flan, antes de cocerlo, vainilla o canela o algún otro sabor que nos guste.

Arroz a la cubana

Arroz a la cubana

Ingredientes: 300 g de arroz, salsa de tomate, 2 plátanos machos, bananas o canarios verdes, 4 huevos, 2 dientes de ajo, harina, aceite, pimienta y sal.

Hervimos el arroz en agua con sal hasta dejarlo al dente; pelamos los ajos, los laminamos y los ponemos en una sartén con aceite. Cuando se doren, añadimos el arroz escurrido, saltamos bien y reservamos. Freímos los cuatro huevos. Los plátanos, que originariamente eran del tipo verde o macho, también pueden ser de aquí, pero no maduros. Los pelamos y cortamos en láminas finas de arriba a abajo, mejor con la ayuda de una mandolina. Las enharinamos y las freímos. Servimos el arroz regado con la salsa de tomate, un huevo frito y las láminas de plátano fritas.

Patacones

Patacones

Los 'patacones' o 'tostones' son trozos gruesos de plátano verde que se fríen dos veces; la primera fritura sirve para ablandarlos, después se aplasten para formar una especie de chip grueso y se vuelven a freír hasta que están dorados y crujientes. Se pueden servir como aperitivo con alguna salsa y en Latinoamérica se utilizan para acompañar muchos platos, sobre todo ceviches y mariscos.

Ingredientes: plátanos verdes o machos, aceite de oliva suave o de girasol y sal.

Pelamos los plátanos y los cortamos en unos cinco trozos. Los freímos en una sartén con aceite abundante, hasta que presionándolos notamos que se han ablandado. Tardarán 3 o 4 minutos. Los retiramos del aceite, los dejamos enfriar un poco y los aplastamos, por ejemplo con un plato pequeño, un vaso o incluso con un puñetazo, formando como una moneda plana de medio dedo de grosor. Los volvemos a poner en la sartén con el aceite, ahora más caliente, hasta que estén dorados. Salamos por los dos lados y servimos con la salsa que más nos guste o con un trozo de queso encima, por ejemplo.

'Chifles' o chips de plátano verde

chips de plátano verde

Si te gusta el ceviche, seguramente a veces te lo han servido con unos chips de plátano alargados, que dan al plato un toque crujiente y que son muy populares en varios países latinoamericanos, son los 'chifles', 'platanitos' o 'mariquitas'.

Ingredientes: plátanos verdes, aceite y sal. Opcional: guindillas o ajos para aromatizar el aceite.

Pelamos los plátanos y los partimos por la mitad. Con una mandolina o un cuchillo afilado hacemos láminas finas hasta de arriba a abajo. En una sartén o en una freidora calentamos aceite abundante y ponemos las rodajas de plátano a freír, no muchas de golpe que no se peguen; freímos hasta que estén doradas. Las escurrimos sobre papel absorbente y salamos. Se pueden consumir para picar, para acompañar una ceviche o con salsa para mojar.

'Tortillas' de verde rellenas de queso

Receta ecuatoriana en la que el plátano verde sirve para hacer una masa que se rellena de queso, de carne o de marisco, se aplana y se termina a la plancha. De manera similar hacen el 'bolón de verde', que se prepara en forma de albóndiga grande rellena también de queso o carne de cerdo y se termina friendo, es muy típico para el desayuno en algunos países latinoamericanos.

Ingredientes: 5 plátanos verdes o machos, mantequilla, sal y queso (mozzarella, queso fresco o rallado).

Lavamos los plátanos con agua fría, los pelamos y cortamos cuatro en dos o tres trozos. El otro lo dejamos en agua fría. Ponemos agua a hervir y añadimos los plátanos cortados, los dejamos durante 30 o 40 minutos dependiendo del tamaño y si son muy verdes o no. Apagamos del fuego, dejamos reposar hasta que estén tibios, escurrimos y los ponemos en el recipiente de una batidora o picadora. Trituramos, añadimos un huevo y dos cucharadas de mantequilla o de aceite y volvemos a mezclar hasta conseguir una masa suave. Ponemos la masa en un bol; rallamos el plátano que habíamos reservado y lo añadimos a la mezcla, salamos y mezclamos bien con las manos hasta conseguir una masa suave. Hacemos bolitas con esta masa, hacemos un agujero en medio y las rellenamos con el queso elegido, las cerramos y las aplastamos para conseguir una forma de tortilla. Las cocinamos a la plancha y las podemos servir solas o con alguna salsa (son típicas las de ají (guindilla), o con cebolla encurtida.

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.