¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+
Propuestas Gastronómicas.

Consejos y recetas para hacer churros en casa

Òscar Gómez 19/02/2021

Prepara tus propios churros en casa de forma fácil y barata. Además de los churros con azúcar... ¡Te proponemos otras ideas locas!

Empecemos por lo importante: los churros están buenísimos y hacerlos en casa es fácil, fácil y fácil. Esto tiene que quedar claro desde el principio, porque sería una pena no aprovechar la oportunidad de hacerlos, ya que dan grandes resultados. Solamente necesitamos harina, agua, sal, aceite y azúcar. Porque esto es lo que es el churro: una masa de harina hidratada frita. Esto y nada más. El churro es fácil. Fenomenal.

Los churros se elaboran con una mezcla de agua (muy caliente), harina y un poco de sal. La alta temperatura del agua ayuda a hidratar la harina y gelatiniza sus midones. Atención, si lo que queremos es disfrutar no son churros sino porras (las primas hermanas, más gruesas y aireadas), para lo que entonces tenemos que añadir un poco de levadura a la mezcla. La masa del churro es mucho más sólida y la de la porra es más líquida (por eso, al freir, la temperatura del aceite tiene que ser incluso más alta). Después está el tema de que el churro suele pasar por un filtro estrellado, el que provoca que las ondulaciones de su superficie aumenten muchísimo al entrar en contacto con el aceite. El resultado: son más crujientes y, en cierta medida, resistentes al primer mordisco. En cambio la porra suele ser lisa, irregular y mucho menos crujiente (pero más esponjosa). Por cierto, la familia crece... Una masa de harina frita es lo que son también los buñuelos, ¿no? ¡Todo está bastante conectado!

Churros con chocolate a la taza

El origen del churro

El origen del churro es largamente debatido en la literatura gastronómica. Lo más habitual es encontrar referencias a su origen chino (los you-taio) que habrían llegado a la península gracias a la importación portuguesa de los mismos. También circula una versión que atribuye el origen a un pan frito que los pastores elaboraban en el monte (a falta de horno donde poder cocer el pan habitual). Sin embargo, la mejor y más completa explicación del origen del churro que hayamos podido encontrar se la hemos leído a Ana Vega

En ella la autora relaciona el churro con lo que durante siglos anteriores a la aparición de la palabra (incluida en el diccionario de la RAE en 1884) se denominaba 'buñuelos de jeringa'. Es decir, buñuelos alargados que se elaboraban haciendo pasar la masa por una jeringa para darles la forma tubular. Aporta un dato definitivo la tenaz investigadora: existen recetas de estos buñuelos de jeringa anteriores al 1513 que es el año en que los portugueses llegaron a China. No hay más preguntas, señoría. Es aquí a donde queríamos llegar. 

Los churros también pueden ser salados

La masa del churro es inicialmente neutra, si acaso, un poco salada pero en ningún caso dulce ya que el azúcar se incorpora al final tras la fritura. Por eso mismo podemos divertirnos y probar cosas nuevas añadiendo a nuestros churros elementos salados como por ejemplo un poco de queso, o una salsa romesco, bacalao...en realidad cualquier sabor que pensemos que puede funcionar en un buñuelo también puede ser versionada en formato churro. ¿Te animas a probar?

freir churros

Recuerda que el aceite ha de estar bien caliente, no pongas muchos churros en una misma tanda para que no baje la temperatura del mismo.

Últimos consejos antes de churrear

- Aunque se puede utilizar una manga pastelera, el resultado es mejor y más cómodo si podemos hacernos con una churrera. Sobre todo ayuda a que la masa esté bien compacta, sin aire dentro y que los churros no 'salten' al freír.

- Añade siempre el agua bien caliente a la harina, es importante. Al punto de ebullición porque así gelatinizamos los almidones de la harina.

- Aunque la receta base es de agua y harina en tanto por tanto, dependiendo del tipo de harina y también de factores como la humedad ambiental puede que necesitemos variar ligeramente esta proporción, no tengas miedo en dejarte guiar por la textura de la masa más que por la cantidad exacta en gramos. Ha de ser una masa manejable, ligeramente dura pero que pueda pasar por la boquilla antes de ir a la freidora.

- Al rellenar la churrera o la manga, es importante no dejar aire en el medio que luego pueda hacer explotar los churros durante la fritura.

Receta clásica de churros con azúcar

Ingredientes:

250 g de harina de trigo
250 g de agua mineral
10 g de sal
Aceite de oliva suave o bien de girasol
Azúcar para el rebozado final

Elaboración:

Pon a calentar el agua con la sal y cuando empiece a hervir añádela sobre la harina tamizada (importante). Mezcla bien mientras aún está caliente hasta formar una masa compacta y homogénea.

Introdúcela en la churrera o en una manga pastelera con una boquilla de estrella. Forma churros con tu forma preferida (largos, cortos, en lazo...) y fríelos en abundante aceite bien caliente. Es importante no poner muchos churros cada vez para que el aceite no baje de temperatura. Fríelos por los dos lados hasta que queden dorados y ponlos sobre papel absorbente uno o dos minutos. Rebózalos con azúcar al gusto y listos para disfrutar.

Algunas ideas locas (o no tanto)

Has pensado alguna vez jugar al contraste de temperaturas con los churros y un buen helado. Si les das forma de lazo cerrado puedes jugar a ponerles un helado y algo de sirope de chocolate:

Churros con helado

Receta de churros de romesco

Ingredientes:

200g de harina
150 ml de agua
10 cucharadas de salsa romesco
1 yema de huevo
Aceite de oliva 
Un poco de sal

Elaboración:

Pon a calentar el agua con la sal y cuando empiece a hervir añádela sobre la harina tamizada (importante). Añade el romesco y mezcla bien mientras aún está caliente hasta formar una masa compacta y homogénea.

Introduce la masa en la churrera o en una manga pastelera con una boquilla de estrella. Forma churros con tu forma preferida (largos, cortos, en lazo...) y fríelos en abundante aceite bien caliente. No pongas muchos churros en cada tanda. Fríelos hasta dorar y sécalos en papel absorbente un par de minutos.  Puedes acompañar con un poco más de romesco para 'mojar'.

Churros de romesco

Receta de churros de bacalao

Ingredientes:

250g de bacalao desmigado y desalado
200 ml de fumet de pescado
200g de harina
Ajo y perejil picados
1 yema de huevo
Aceite de oliva 
Un poco de sal

Elaboración:

Escalda el bacalao desmigado en un cazo con agua, apenas un minuto, no queremos que cueza de más. Tritura con un poco del agua, lo mínimo para que se pueda triturar bien y dejando algunos trozos pequeños para que den textura.

Pon el fumet a hervir y en cuanto hierva retira del fuego y añádele el bacalao, el ajo y el perejil bien picados y remueve para que quede mezclado. Añade la harina y mezcla, incorporando la yema de huevo hasta formar una masa compacta que se puede manejar con las manos pero que no sea excesivamente dura para que puedas pasarla por la boquilla. 

Deja reposar y pon la masa en una manga pastelera, ves formando los churros que han de caer directamente sobre el aceite bien caliente. Freír hasta que doran y retirar sobre papel absorbente.

Galeria

Galeria

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.