¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+
Sopas
Tendencias.

9 recetas de sopas calientes para darle esquinazo al frío

Manel Bonafacia22/01/2016

Una buena sopa caliente siempre ha sido la mejor manera de hacer pasar el frío que este año ha tardado en llegar, pero no hace falta esta excusa para prepararnos una sopa de ajo, de cebolla o de miso, si optamos por la tradición que nos ha llegado de Japón.

Algunos estudiosos opinan que probablemente el primer plato que cocinó el hombre, tras descubrir el fuego, debía ser una sopa, probablemente hecha con agua y hierbas puestas en un agujero en la roca, en el que debían introducir piedras calientes, como todavía hacen algunas sociedades primitivas y como se hizo hasta el siglo pasado en el País Vasco para calentar la leche dentro del bol.

De aquellos primeros brebajes de nuestros ancestros hasta las sofisticadas preparaciones de hoy han cambiado muchas cosas y el mundo de las sopas es tan amplio que le podríamos dedicar infinidad de artículos, pero la esencia es la misma: según el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, es un plato compuesto de un caldo y uno o más ingredientes sólidos cocinados en él. La segunda acepción del diccionario es: "plato compuesto de rebanadas de pan empapada en un líquido alimenticio".

Hoy nos detendremos en estas sopas, las más básicas, que no menos sabrosas, para de otros más elaboradas y con más ingredientes, como los cocidos y escudellas. Para preparar en verano, también podeis encontrar buenas recetas de cremas y sopas frías.

Hablamos de las sopas más tradicionales, desde la sopa de ajo, emblema de la cocina tradicional castellana, a la de cebolla, estandarte de la gastronomía francesa. La sopa boba eran las comidas que ofrecían antiguamente los conventos a los pobres, y que consistía simplemente en caldo y pan. Seguramente un caldo en el que solo habían hervido algún hueso y un par de hierbas o verduras, y el pan debía ser tan seco que se tenía que ablandar mojando con el caldo.

Esta sopa no difiere tanto de la prestigiosa Soupe al oignon que los franceses han sabido convertir, con pocos ingredientes más, en un plato de lujo que se ha servido en las mejores mesas. Un plato tan popular durante muchos años como lo es ahora la sopa de miso, plato básico de la cocina japonesa que nos ha llegado hace unos años y que difiere de nuestras sopas en los ingredientes, pero no en el concepto: un caldo en el que escaldamos o cocinamos uno o varios ingredientes.

Os ofrecemos hoy tanto esta receta llegada de fuera como de las de nuestras sopas tradiconales, desde las básicas sopas de ajo o de tomillo hasta las más complejas sopas mallorquinas; todas ellas os permitirán combatir el frío.

Con caldo, pero también con agua

Ya está dicho: el caldo es la base de una buena sopa, y por tanto, cuando más bueno sea éste, mejor será el resultado final. Pero la mayoría de sopas se pueden hacer también con agua, lo que hace mucho más sencilla y barata su preparación.

Un caldo se puede hacer de muchas cosas: de verduras, de carnes diversas, de pescados, de mariscos ... simplificando podemos decir que pueden ser de dos tipos, blancos u oscuros. Para hacer un caldo blanco, se pone el agua a hervir con la carne, el pescado o las verduras. Para hacer un caldo oscuro, se pone en la olla un poco de aceite y se doran las carnes y las verduras, antes de cubrirlas con agua y hervir un buen rato; el color tostado de los ingredientes se traspasará al agua y dará al caldo un color oscuro ideal para algunas preparaciones. A mí, particularmente, me gustan más estos caldos oscuros para hacer sopas como la de cebolla, por ejemplo.

Un caldo neutro que nos puede ir bien para la mayoría de sopas es el de verduras (hecho expresamente o aprovechando el agua de hervir verduras) aunque el de pollo también nos puede servir para muchas preparaciones por su sabor más suave que los caldos hechos con otras carnes.

Con uno de estos caldos podemos preparar la mayoría de recetas de sopas tradicionales que os contamos hoy, y de una manera aún más sencilla, hirviendo un puñado de arroz, o de fideos, o de arroz y fideos a la vez , ya tenemos otro tipo de sopa.

Las sopas, que tanto han ayudado a sacar el hambre en épocas de crisis no deben perder su papel porque son fáciles de hacer, son buenas y alimentan. Y como se dice en Cataluña, "quien come sopas se las piensa todas". Eso sí, bien calientes, porque en castellano dicen que "no hay sopa que no se enfríe, ni perro que se la coma".

9 recetas de caldos y sopas

Caldo de verduras

Ingredientes (para 2 litros de caldo):
  • 2'5 l de agua
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 1 rama de apio
  • 1 tomate
  • 1 nabo pequeño
  • 1 chirivía
  • Laurel, tomillo, perejil
  • Sal
Preparación:

- Ponemos el agua en una olla con todas las verduras cortadas en dados y las hierbas al gusto, y dejamos hervir tres cuartos o una hora. Hacia el final echamos la sal, ya que si lo hacemos al principio, cuando el caldo se concentre nos puede quedar salado.

- Si queremos hacer un caldo oscuro, primero ponemos un buen chorro de aceite en el fondo de la olla y sofreímos la cebolla y la zanahoria, y cuando se doren añadimos el resto de verduras cortadas, hasta que tomen color, vertemos el agua y las hierbas y cuando rompa a hervir dejamos hervir entre media hora y una hora.

- Se guarda bien en la nevera al menos tres días, y se puede congelar sin que pierda propiedades.

Caldo de pollo

Ingredientes:
  • 5 l de agua
  • 1 kg de huesos de pollo (o de pollo, y podemos utilizar la carne para hacer croquetas)
  • 1 rama de apio
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 1 nabo
  • 3 zanahorias
  • Laurel, tomillo, perejil al gusto
Preparación:

- Ponemos el agua en una olla y, en frío, añadimos el pollo. Dejamos hervir durante media hora y con una espumadera retiramos las impurezas que afloran a la superficie. Añadimos las verduras y seguimos retirando la espuma que haga el caldo.

- Dejamos hervir una hora o una hora y media más, colamos y reservamos. La grasa que suelte el pollo se quedará en la superficie cuando el caldo esté frío de nevera y lo podremos retirar fácilmente.

- Si quisiéramos hacer un caldo oscuro, tostaríamos primero el pollo en la olla, añadiríamos las verduras, cubriríamos de agua y seguiríamos el mismo proceso.

Sopa escaldada

Ingredientes (para 4 personas):
  • 1 litro de caldo de verduras
  • Pan del día anterior
  • 8 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen
Preparación:

- Cortamos el pan en rebanadas finas y las ponemos en platos hondos. Cortamos un par de dientes de ajo para cada plato y los ponemos encima del pan. Echamos un chorro de aceite por encima y el caldo hirviendo.

- Tapamos el plato y esperamos un par de minutos antes de comernos la sopa.

Soja de ajo

Joan Roca. La cocina de mi madre (Ed. Planeta)

Ingredientes (para 4 personas):
  • 1'5 l de agua o de caldo de hervir verduras o legumbres
  • 6 dientes de ajo
  • 3 huevos
  • 8 rebanadas de pan del día anterior (o pan tostado)
  • Aceite de oliva
  • Sal
Preparación:

- Ponemos la olla al fuego con el agua o el caldo y los ajos laminados, un poco de sal y un chorro de aceite. Lo dejamos hervir 4 minutos y añadimos el pan cortado en rebanadas muy finas. Batimos con una batidora manual para que el pan quede reducido a una sopa.Unos minutos antes de sacarlo del fuego, echamos los huevos, batimos y servimos rápidamente.

- Una versión aún más rápida consiste en poner en el plato las rebanadas de pan (que puede ser tostado), el ajo laminado encima y un chorro de aceite por encima. Se vierte el caldo bien caliente, se deja reposar un par de minutos y ya está a punto.

- Esta sopa es claramente de aprovechamiento, desde el pan seco al caldo de hervir verduras o legumbres, pero se pueden hacer muchos añadidos, desde pimienta negra y pimentón, que da más color a la sopa, hasta jamón salado. Se puede sofreír todo ello con los ajos antes de echar el caldo, que también puede ser de carne para hacer una sopa aún más sabrosa.

Sopa de tomillo 

Jaume Fàbrega. La cuina catalana a l'abast  (Ed. De la Magrana)

Ingredientes (para 4 personas):
  • 1 l de agua
  • Unas ramas de tomillo
  • Pan seco o tostado
  • 2 o 3 huevos
  • Aceite y sal
Preparación:

- Ponemos al fuego una olla con el agua, el tomillo y el aceite, y lo dejamos hervir durante unos diez minutos.

- Retiramos el tomillo, añadimos el pan cortado en rebanadas finas, dejamos hervir unos minutos y batimos con un batidor manual. Salamos y echamos los huevos batidos, o echamos los huevos y batimos enseguida, y lo dejamos cocer dos o tres minutos más.

- Como con la sopa de ajo, también podemos hervir el tomillo y verter el caldo en el plato, donde habremos puesto las rebanadas de pan con aceite, y enseguida añadimos el huevo crudo para que se cueza con el caldo caliente.

Sopa de cebolla

De Carme Ruscalleda. Cocinar para ser feliz. Ed. Viena

Ingredientes:

Para el caldo

  • 3 alas de pollo
  • 1 puerro, 1 cebolla, 1 zanahoria y un trozo de apio
  • 2 l de agua mineral

Para la sopa:

  • 500 g de cebollas
  • 30 g de matequilla
  • 20 ml de aceite
  • 10 g de harina
  • 50 ml de vino de Oporto
  • 80 g de queso emental rallado
  • Rebanadas de pan cortadas finas
Preparación:

- Para hacer el caldo, poner las alas de pollo limpias en una olla con el agua mineral. Cuando empiece a hervir, espumar y añadir las verduras cortadas en trozos grandes, salar y cocer a fuego medio durante 40 minutos. Colar y reservar.

- Secamos las rebanadas de pan en el horno a 130ºC durante 15 minutos y reservamos.

- Cortamos las cebollas en juliana y las sofreímos con la mantequilla en una olla; cuando empiecen a dorarse, al cabo de 8 minutos, salpimentamos y añadimos la harina, removemos durante medio minuto y echamos el vino de Oporto y 1,5 l de caldo hirviendo. Dejamos que cueza todo a fuego lento durante 25 minutos, rectificamos la sopa y ya podemos servir.

- Podemos poner tres rebanadas cada plato hondo, las escaldamos con la sopa hirviendo y esparcimos el queso por encima al gusto.También podemos servir en un bol: ponemos dos rebanadas de pan en el fondo, escaldamos con la sopa hirviendo, añadimos un huevo crudo, esparcimos el queso por encima y metemos en el horno a gratinar, con el gratinador muy caliente, hasta que se forme una costra dorada.Una tercera opción, con tres quesos, consiste en poner en el fondo de cada cuenco un poco de queso Roquefort, cubrir con pan seco, poner encima un queso de cabra sabroso cortado en lonchas, tapar con más pan seco, añadir la sopa muy caliente y esparcir por encima emental rallado; gratinar y servir muy caliente.

Sopas mallorquinas

Del blog Dit i fet

Ingredientes:
  • 300 gramos de lomo o solomillo de cerdo troceado pequeño
  • 1/2 kilo de cebolleta
  • 1 cabeza de ajos
  • perejil abundante
  • 3 tomates
  • 1 patata cortada como para hacer tortilla
  • 1 col
  • 1 piña de col pequeña
  • pimentón
  • agua
  • 250 gramos de pan para sopas (pan de payés cortado muy fino)
  • aceite de aceite en y sal
Preparación:

- Lavar y cortar toda la verdura.

- En una cazuela, dar unas vueltas al lomo en aceite de oliva, seguir haciendo un sofrito añadiendo la cebolleta, los ajos pelados y cortados gruesos, el tomate (picado pequeño), tirándolo a continuación para que quede jugoso y no quede muy frito.

- Añadir la patata y el perejil, y luego la col cortada en tiras más bien pequeñas.

- Cuando la col haya perdido el agua, añadir una cucharada bien colmada de pimentón, sal y agua caliente (no demasiado, mejor ir añadiendo para que se vayan haciendo las verduras). Al cabo de unos minutos agregar la piña de col cortada en trocitos.

- Cuando las verduras estén cocidas, apartarlas hacia los bordes de la cazuela y añadir el pan procurando que quede debajo. Volver a colocar las verduras encima, tapar y dejar cocer unos minutos.

- Servir con un chorro de aceite de oliva crudo y una guindilla.

Sopa de negrillas

Del blog Cuina generosa

Ingredientes (para 4 personas):
  • 400 g de negrillas
  • 1 l de caldo oscuro de pollo
  • 1 cebolleta grande
  • 1 diente de ajo
  • dos cucharadas de tomate rallado
  • pan seco o tostado cortado en rebanadas finas
  • tomillo
  • aceite y sal
Preparación:

- Limpiamos las setas con un paño húmedo y las ponemos a sofreír en una olla con un poco de aceite.

- En una sartén ponemos a sofreír una cebolla tierna picada, y cuando esté transparente, añadimos el diente de ajo picado, dos cucharadas de tomate natural rallado, sal y un poco de azúcar y dejamos hacer el sofrito mientras se cocinan las setas.

- Una vez dorados las setas, retiramos algunas para decorar los platos y vertemos en la olla el caldo, una ramita de tomillo y unas rebanadas de pan tostado o frito. Dejamos hervir diez minutos.

- Picamos dos dientes de ajo y perejil abundante y los añadimos a la sopa junto con el sofrito de cebolla y tomate. Dejamos cocer conjuntamente diez minutos, retiramos el tomillo y con el túrmix trituramos la sopa, la devolvemos al fuego, añadimos las setas que hemos reservado enteras y las dejamos acabar de cocer durante cinco minutos más.

- Se sirve la sopa con unas cuantas setas enteras en el centro y una ramita de tomillo fresco para decorar.

Sopa de miso

Del blog Comer japonés.

Ingredientes:

Para el caldo 'dashi':

  • 1l de agua
  • 20 g de alga kombu seca
  • 20 g de virutas de bonito seco ('katsuobushi')

Para la sopa:

  • 800 ml de caldo 'dashi'
  • 19 g de alga wakame seca
  • 60 ml de pasta de miso blanco
  • 150 g de tofu blando fresco
  • 1-2 cebolletas
Preparación:

- Para preparar el caldo 'dashi', ponemos a rehidratar el alga en el litro de agua, entre dos y cuatro horas, y pasado este tiempo lo ponemos a cocer a fuego vivo. Cuando empiece a hervir, retiramos el alga, dejamos hervir un minuto más y apagamos el fuego. Añadimos las virutas de bonito para que infusione en el caldo durante 15 minutos más, se irán hundiendo hasta el fondo de la olla.

- Colamos el caldo con un colador muy fino sobre el que pondremos una gasa, que tras colar recogeremos y exprimiremos con la mano el bonito que habrá quedado para que suelte todo el jugo.

- Prepararemos la sopa poniendo el caldo colado de nuevo a calentar, a fuego lento. Una parte lo verteremos en un bol y disolveremos en él la pasta de miso. Añadimos a la olla el alga wakame y la dejamos cocer a fuego lento 1 o 2 minutos, hasta que se rehidrate y expanda. Vertemos el miso disuelto en la olla y servimos.

- En cada caldo ponemos el tofu cortado en dados de un centímetro y por encima repartimos rodajas muy finas de cebolla tierna, preferiblemente de la parte verde del tallo.

*El miso es una pasta fermentada a base de semillas de soja, sal marina y/o cereales. Se encuentra en tiendas de alimentación oriental, como el resto de ingredientes de esta receta.

Comentarios

 ...

Me gustaría seguir disfrutando de vuestras recetas

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.