¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+
Fresas, la fruta que anuncia el buen tiempo
Propuestas Gastronómicas.

Fresas, la fruta que anuncia el buen tiempo

Manel Bonafacia14/03/2018

Fresitas, fresas, fresones... la llegada del buen tiempo viene precedida por la explosión roja de estas frutas, auténticas reinas de los postres que dan mucho juego en la cocina.

¿Qué tendrá la fresa que es tan utilizada en mermeladas, yogures, helados, caramelos y golosinas? Sin duda es una fruta bonita, con su rojo subido, y gusta a pequeños y mayores, sola o dando sabor y color a otras preparaciones; es un símbolo de sensualidad y pasión para algunos, y el capricho de las mujeres embarazadas a satisfacer para evitar que su marca aparezca en la piel del bebé.

Por la razón que sea, consumimos este fruto originario de las regiones montañosas del norte desde la época de los romanos, y como su temporada comienza aproximadamente este mes de marzo, se ha convertido en la precursora de la época del buen tiempo, cuando las fruterías multiplican su oferta con las variedades que llegan en primavera y en verano.

A pesar de que son la misma fruta, distinguimos entre las fresitas, pequeñas; las fresas, de tamaño medio, y los fresones, las más grandes.

Las fresas son de origen silvestre, crecen en los bosques de alta montaña, son pequeñas y delicadas y de un color rojo intenso cuando maduran; hay que consumirlas apenas cosechadas porque se estropean enseguida. Las que encontramos en el mercado son de cultivo y un poco más grandes que las silvestres.

Las fresas tradicionales de nuestro país son de cultivo, de medida media, proceden del cruce de varias especies de fresitas, no son tan rojas, y son más aromáticas, sabrosas, redondas y no tan duras como los fresones. Se conservan 4 o 5 días en buenas condiciones.

El fresón es la variedad más consumida actualmente, porque son más rentables para el agricultor y aguantan más antes de estropearse, por lo menos una semana. Proceden de la hibridación de variedades silvestre europeas con variedades americanas, y su carne es más dura, pero menos sabrosa que las fresas más pequeñas.

Buenas y sanas

Además de ser buenas y gustar a todos, o casi, las fresas son muy sanas. Tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, son diuréticas y más ricas en vitamina C que la naranja. También tienen otras vitaminas, potasio y fibra, y aportan pocas calorías ya que tienen menos cantidad de azúcar que otras frutas, como nos explica la nutricionista Magda Carlas en este vídeo de Gastronosfera.

No todo, sin embargo, es positivo, y las fresas también tienen un lado oscuro: a algunas personas les provocan alergia, con síntomas que pueden ir desde una urticaria en la piel o una inflamación en la boca a otros más graves como inflamación de la garganta o los bronquios.

Con nata o con vinagre

La mejor manera de comer las fresas es directamente, solo lavadas y con la mínima manipulación, porque es un producto delicado. Hay pasarlas por agua antes de quitar el pedúnculo, para evitar que la fruta se agüe, y ya están listas para consumir.

Una vez limpias, las podemos bañar en chocolate caliente para hacer un postre de lo más glotón, o bien optar por acompañarlas con nata o azúcar, o bien bañadas con algún líquido: zumo de naranja, vino dulce tipo moscatel o su propio zumo. Una manera de sacar este zumo es partir las fresas por la mitad y ponerlas en un bol con una cucharada de vinagre (o limón). Removemos bien, las dejamos macerar y al cabo de un rato las encontraremos bañadas en un jugo delicioso, pues el ácido les hace sacar todo su dulzor. Y aún podemos poner por encima una vuelta de molinillo de pimienta.

Cuando abundan en el mercado podemos hacer mermeladas, batidos (triturandolas con leche o yogur), tartas, mousses, tartas o helados. Alegran el desayuno mezcladas con los cereales o añadidas al yogur, o en un batido con otras frutas.

En la cocina salada quedan muy bien en ensaladas, a las que aportan su toque dulce y ácido, y también podemos hacer salsas o acompañamientos para productos grasos, como por ejemplo el magret de pato o el atún: aportarán frescura y acidez para limpiar el paladar. Mezclándolas con queso podemos hacer cremas para untar, e incluso podemos experimentar combinaciones más atrevidas, con espárragos o en una ensalada de lentejas.

Recetas

No podía faltar una receta sencilla para hacer mermelada, que podemos practicar en el momento que encontremos las fresas al mejor precio, ni una receta para hacer un helado fácil. Tampoco una ensalada, pero hay cientos: simplemente debemos poner imaginación en la combinación de ingredientes, utilizando los que más nos gusten. El resto de recetas, todas asequibles, esperamos que os sirvan y que al menos alguna os sorprenda.

Si quereis preparar un refrescante gazpacho con fresas, encontrareis la receta aquí.

Fresas a la sartén

Ingredientes
  • 400 g de fresas o fresones
  • 2 c / s de azúcar moreno
  • 1 c / s de mantequilla
  • 2 c / s de brandy
  • 4 c / s de nata o helado de vainilla
  • hojas de menta
  • pimienta negra (opcional)
Preparación

Lavamos la fruta, si son fresas las dejamos enteras, si son fresones los partimos por la mitad. Deshacemos la mantequilla en una sartén y saltamos las fresas durante unos 3 minutos, añadimos el azúcar y dejamos caramelizar. Flambeamos con el brandy (lo vertemos en la sartén y lo encendemos, procurando cerrar antes eel extractor de la cocina), dejamos reducir.

Servimos las fresas calientes, con un golpe de molinillo de pimienta negra (opcional) y con una cucharada de nada o de helado de vainilla junto. Adornamos con unas hojas de menta.

Ensalada de fresones, remolacha y pepino con rúcula y crujientes

Del blog Cuinagenerosa

Ingredientes
  • 2 remolachas
  • 1 pepino
  • 12 fresones
  • rúcula
  • sésamo negro
  • cebolla frita
  • sal

Para la vinagreta

  • vinagre de arroz
  • aceite de oliva
  • salsa de soja
Preparación

Hervimos las remolachas o las compramos ya hervidas, y las cortamos a dados. Pelamos un pepino fresco grande y también lo cortamos a dados, más o menos del mismo tamaño que la remolacha. Lavamos una docena de fresones, los partimos por la mitad y hacemos dos o tres trozos de cada parte.

Preparamos la vinagreta mezclando bien tres cucharadas soperas de vinagre de arroz, la misma cantidad de aceite de oliva y dos cucharadas de salsa de soja.

En el fondo del plato, ponemos unas cuantas hojas de rúcula y la remolacha, el pepino y la fresa, salamos ligeramente (la soja ya es salada) y aliñamos con la vinagreta. Esparcimos por encima sésamo negro y cebolla frita.

Coca crujiente de sardinas, fresones y pepino

De Carme Ruscalleda

Ingredientes para 6 cocas individuales
  • Para la coca:

  • 125 gr de harina
  • 60 gr de azúcar
  • 60 gr de mantequilla
  • 10 g de leche
  • 1 gr de sal
  • Para las sardinas:

  • 24 sardinas frescas
  • 500 gr de sal gruesa
  • 200 gr de aceite de oliva virgen extra
  • 500 gr de fresones
  • 300 gr de pepino
  • sal, pimienta negra, vinagre, cebollino
Preparación

Limpiamos las sardinas de las escamas y secamos un poco y con un cuchillo muy afilado cortamos los dos lomos en filetes, los pulimos de las espinas y los cuadramos todos iguales, rechazamos el resto de la sardina.

Cubrimos el fondo de una bandeja con sal gruesa y encima ponemos una capa de filetes, uno al lado de otro, bien planos. Cubrimos con otra capa de sal y volvemos a hacer lo mismo hasta qie se acaben los filetes y siempre tapando con la sal. Depositamos en la nevera 2- 3 horas máximo.

Sacamos los lomos de las sardinas de la sal y los lavamos bajo un chorro de agua y luego los secamos bien y en la misma bandeja limpia ponemos una capa de aceite de oliva y encima los lomos de las sardinas; al final cubrimos con aceite y lo dejamos en la nevera.

Para hacer la coca tamizamos la harina y la ponemos dentro de un bol y hacemos como un volcán; añadimos la mantequilla a temperatura fría de la nevera cortada en trocitos, el azúcar, la leche y la sal y con las manos vamos uniendo los ingredientes, no amasando, de una forma poco trabajada. Una vez conseguido, lo envolvemos en film y lo guardamos en la nevera durante una hora.

Pasado el tiempo de reposo, sobre la mesa un poco enharinada estiramos la masa con la ayuda de un rodillo hasta conseguir un grosor de 2-3 milímetros. La cortamos en forma de rectángulo y la pinchamos con el tenedor para evitar que suba; metemos al horno a 190ºC durante 6-8 minutos.

Limpiamos el pepino y sin pelar lo cortamos en finas rodajas.

Lavamos los fresones con el pedúnculo, los secamos y rallamos unos 6 fresones. El resto los cortamos en láminas redondas finas.

Para montar la coca, extendemos el fresón rallado sobre las cocas crujientes, aliñamos con un poco de sal y colocamos encima los lomos de sardinas bien escurridos del aceite; entre los filetes ponemos rodajas de pepino y de fresón. Aliñamos con un vinagreta hecha con un poco de sal, pimienta, vinagre y unas 3 cucharadas del aceite de marinar las sardinas, y el cebollino picado.

Chutney (salsa agridulce) de fresas

Ingredientes
  • 500 g de fresas o fresones
  • 1/2 cebolleta o cebolla morada
  • 100 g de azúcar moreno
  • 1 cucharada de jengibre rallado
  • pimienta negra molida
  • ralladura de piel de limón
  • 1 guindilla pequeña
  • aceite de oliva
  • 125 ml de vinagre (la mitad de vino blanco o de manzana y la mitad de módena)
  • sal
Preparación

Lavamos las fresas o fresones, cortamos la coleta y partimos a cuartos.

Cortamos la cebolla a dados y la sofreímos en una cazuela con aceite. Cuando empiece a estar transparente, añadimos el resto de ingredientes, mezclamos bien y echamos el azúcar y las fresas.

Dejamos cocer a fuego medio entre 20 y 30 minutos, hasta que el líquido reduzca y obtengamos una salsa espesa.

Podemos guardar en tarros de conserva o varios días en la nevera; calentamos antes de servir acompañando por ejemplo un magret de pato, o lo servimos frío con unos quesos. También podemos untar sobre una tostada, para el desayuno.

Coca integral de fresas con vinagre y queso

Del blog Cuinagenerosa

Ingredientes
  • 250 g de fresas o fresones
  • pan integral de molde de qualitat
  • 1 bolsa de brotes tiernos
  • 1 tarrina de queso de untar
  • vinagre de Jerez
  • reducción de vinagre de Pedro Ximenez
  • aceite y sal
Preparación

Partim las rebanadas de pan por la mitad, en forma de rectángulo, y las tostamos.

Cortamos las fresas en dados, las aliñamos con un chorrito de vinagre de jerez y las mezclamos con queso de untar tipo Philadelphia.

Untamos la mezcla de fresas y queso sobre el pan tostado y encima ponemos unos brotes de lechuga, canónigos y acelga roja aderezados con sal y un poco de aceite.

Acabamos con un hilillo de reducción de vinagre de Pedro Ximenez.

Mermelada de fresas

Ingredientes
  • 1 kg de fresas o fresones
  • 600 g de azúcar
  • 1 limón
Preparación

Lavamos bien las fresas o fresones, quitamos las colas y las ponemos en un bol, cortadas a cuartos. Regamos con el zumo del limón y espolvoreamos por encima una cuarta parte del azúcar. Dejamos reposar media hora o una hora.

Pasamos por el pasapurés y, en una olla de acero inoxidable, añadimos el resto de azúcar y cocemos durante 20 o 25 minutos, revolviendo con frecuencia.

Si no tenemos pasapurés, cocemos las fresas en trozos y al terminar el proceso, si no se han deshecho y queremos una mermelada fina, trituramos con la batidora.

Helado rápido de fresas

De Dolores Mateu.- "La cocina de la Doloross" (Ed. Planeta)

Ingredientes
  • 500 g de fresas congeladas
  • 150 g de queso de untar
  • 4 c / s de azúcar
Preparación

Antes de congelar las fresas, las lavamos, les quitamos las hojas y las partimos si son grandes.

Ponemos las fresas congeladas justo recién sacadas del congelador en el vaso de la batidora con el queso y el azúcar. Trituramos hasta conseguir una masa cremosa y homogénea, como un helado.

Servimos en copas altas con virutas de chocolate por encima o unas hojas de menta.

Tarta fácil de crema y fresitas

Ingredientes
  • 1 paquete de fresas
  • 1 lámina de hojaldre
  • azúcar lustre
  • 1 huevo batido

Para la crema pastelera:

  • 1/2 litro de leche
  • 3 o 4 yemas de huevo
  • 2 cucharadas de fécula (maicena)
  • 125 g de azúcar
  • vainilla, canela o piel de limón
Preparación

Desenrollamos la lámina de hojaldre (preferiblemente rectangular) y recortamos de cada lado una tira de 1 centímetro de ancho. Mojamos estas tiras con un poco de huevo batido y las pegamos a los cuatro lados de la masa, formando como un muro alrededor. Lo pintamos con huevo. Pinchamos toda la superficie con un tenedor, lo llenamos con garbanzos o alubias secas (nos ayudaran a que no suba durante la cocción) y la horneamos con el horno precalentado a 200ºC, bajamos la temperatura y dejamos cocer unos veinte minutos, o hasta que vemos que los bordes cogen un bonito color tostado.

Mientras tanto, preparamos la crema pastelera. Trabajamos las yemas de huevo con el azúcar hasta que estén bien mezclados y cojan un color blanquecino, añadimos la fécula y, cuando esté todo bien unido, vertemos la leche hirviendo perfumada con la canela, la piel de limón o la vainilla, al gusto. Lo ponemos al fuego y vamos removiendo continuamente hasta que se vaya espesando y hierva; retiramos del fuego y seguimos removiendo unos instantes bien fuerte; dejamos reposar.

Sacamos del horno el hojaldre y lo dejamos reposar. La crema la repartiremos por la base de la tarta, y decoraremos la superficie con las fresas. Acabaremos esparciendo por encima azúcar lustre, utilizando un colador fino.

Si utilizamos fresones, los cortamos por la mitad y los superponemos formando filas.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.