¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+
6 recetas de espinacas para que la salud y el sabor te acompañen
Propuestas Gastronómicas.

6 recetas de espinacas para que la salud y el sabor te acompañen

Manel Bonafacia28/01/2019

Las espinacas, aparte de sanas y nutritivas, están muy buenas y vale la pena aprovechar que estamos en plena temporada para incluirlas en nuestra dieta con las seis variadas recetas que os proponemos hoy.

A pesar de los años que hace que se creó el personaje, para mucha gente las espinacas siguen siendo la verdura mágica que daba a Popeye, en un momento, una fuerza descomunal para derrotar a Bruto, su eterno enemigo.

Estos dibujos tal vez ayudaron a qué muchos niños comieran espinacas, pero el mito no tiene base, ya que las espinacas, que convertían en hierro los brazos y puños de Popeye contienen este mineral, como otros, pero no más que otras verduras y legumbres. Sí que son ricas en otras vitaminas, sobre todo A, B, C y K, y tienen poquísimas calorías, por lo que son ideales para dietas de adelgazamiento, tal como explicábamos en este artículo de Gastronosfera.

Pero no tenemos que comer espinacas solo cuando hacemos régimen, al contrario, a sus propiedades nutricionales se añade un sabor agradable y la posibilidad tanto de comerlas crudas, en forma de ensalada o de batido tipo detox, como cocinadas de muchísimas maneras.

Las espinacas combinan muy bien con el queso, como se puede comprobar con algunas de las recetas que os ofrecemos hoy, pero tienen muchas más utilidades en la cocina, ya que igual nos darán color verde a una crema de verduras como nos servirán de acompañamiento o para elaborar un plato tan tradicional como las espinacas a la catalana, cocinadas con piñones y pasas o ciruelas, ya que la fruta seca es otro gran aliado de las espinacas.

Podemos comprar las espinacas en manojos recién cogidos, en forma de hojas limpias y envasadas en bolsas, o congeladas. Lógicamente siempre es mejor consumirlas frescas, pero tener un paquete congelado en el frigorífico siempre nos permitirá resolver una comida inesperada.

Recetas con espinacas

Proponemos seis recetas que ejemplifican un poco estos múltiples usos de las espinacas, desde un smoothie a una ensalada, pasando por una crema, unas empanadillas, una quiche o un acompañamiento. Podemos sustituir las espinacas frescas de las recetas por espinacas congeladas teniendo cuidado de descongelarlas antes para la mayoría de preparaciones.

Batido con manzana y jengibre

Ingredientes (por persona):

  • un puñado de espinacas
  • media manzana
  • 1 kiwi
  • un trocito de jengibre fresco
  • 1 cucharada de chía
  • 1 vaso de agua (o agua de coco, o bebida vegetal)

Preparación:

Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y trituramos. Para evitar que el calor altere las propiedades de los alimentos, es recomendable no batir mucho rato seguido, sino encender y apagar para evitar que se calienten las cuchillas.

Crema con piñones y avellanas

Ingredientes:

  • 500 g de espinacas
  • 1 cebolleta
  • 1 patata
  • 2 dientes de ajo
  • 1 l de caldo de verduras o de pollo
  • 1 vaso de nata líquida o leche, optativo
  • avellanas y piñones
  • aceite, sal y pimienta

Preparación:

Picamos la cebolla y los ajos y los ponemos a pochar en una olla con un poco de aceite, cortamos la patata en dados y se la añadimos. Dejamos sofreír y echamos las espinacas, las sofreímos un par de minutos y vertemos el caldo. Tapamos y dejamos cocer hasta que la patata esté cocida. Trituramos con una batidora, rectificamos de sal y pimienta. Si queremos añadir cremosidad al preparado, vertemos un vasito de nata i llevamos la olla al fuego de nuevo, sin que llegue a hervir. También podemos sustituir la nata por leche. Servimos la crema con avellanas tostadas rotas y piñones salteados en la sartén.

Ensalada con peras, nueces y queso azul

Del blog Cuina generosa

Ingredientes:

  • una bolsa de hojas de espinacas tiernas
  • 2 peras conference
  • nueces peladas
  • queso azul
  • miel
  • mostaza de dijon
  • aceite, sal y pimienta

Preparación:

Elegimos las hojas más pequeñas y tiernas y las colocamos en el centro de cada plato. Pelamos las peras, las partimos por la mitad, quitamos el corazón y cortamos cuatro gajos verticales de cada mitad. Los ponemos sobre las espinacas, alrededor del plato. Añadimos el queso cortado en trozos irregulares, y las nueces rotas en pedazos también irregulares. Aliñamos el conjunto con una vinagreta hecha con una cucharada de mostaza, una de miel, cuatro de aceite, sal y pimienta, todo bien batido.

Lubina con espinacas a la catalana

Ingredientes:

  • 2 lubinas de buen tamaño
  • 250 g de espinacas
  • 50 g piñones (u otra fruta seca: almendras, avellanas …)
  • 70 g de pasas secas
  • aceite
  • vinagre
  • sal y pimienta

Preparación:

Fileteamos las lubinas o pedimos que nos lo hagan en la pescadería; dejamos cuatro filetes bien limpios de escamas y espinas. Limpiamos las espinacas, para que no tengan nada de tierra, si las hemos comprado enteras; si son de bolsa, ya vienen limpias. Ponemos las pasas en remojo en agua tibia durante al menos 10 minutos. En una sartén amplia a fuego fuerte y con un chorrito de aceite marcamos los filetes de lubina salpimentados, primero por el lado de la piel y luego por la parte interior, hasta que se hayan dorado. Sacamos y reservamos calientes. En la misma sartén, añadiendo un poco de aceite si es necesario, salteamos a fuego vivo las espinacas y los piñones, salpimentamos y cuando le verdura empiece a perder volumen (tardará muy poco) añadimos las pasas rehidratadas. Salteamos un minuto más y retiramos; la cocción en total debe ser corta. Servimos las espinacas en el fondo del plato, ponemos los filetes de pescado encima y rematamos con un chorrito de aceite de oliva virgen extra en crudo.

Empanadillas con queso y sobrasada

Ingredientes:

  • 400 g de espinacas
  • 70 g de sobrasada
  • 50 g de queso de Mahón
  • 1 paquete de empanadillas
  • 1 huevo
  • aceite y sal

Preparación:

Limpiamos bien de tierra las espinacas. En una sartén con un poco de aceite, ponemos la sobrasada rota a pedazos, cuando empiece a fundirse la grasa, añadimos las espinacas y las salteamos, salamos ligeramente y apartamos del fuego; si son tiernas, no necesitan mucha cocción, solo que pierdan volumen. Rallamos el queso por encima y reservamos. Preparamos las empanadillas, poniendo en el centro de cada empanada una cucharada del relleno de espinacas y cerramos; presionamos los bordes con un tenedor para evitar que salga el relleno. Freímos las empanadillas en aceite abundante bien caliente, o las pintamos con el huevo batido y las cocemos en el horno precalentado a 180º durante 10 o 15 minutos, hasta que se doren.

Quiche con champiñones y jamón

Ingredientes:

  • 1 masa de pasta brisa
  • 400 g de espinacas frescas
  • 200 g de jamón cocido en dados
  • 200 g de champiñones frescos
  • 1 cebolla
  • un puñado de pasas y piñones
  • 200 ml de nata para cocinar
  • 100 g de queso emental
  • 3 huevos
  • aceite, sal y pimienta

Preparación:

Precalentamos el horno a 220º C. Picamos la cebolla y la ponemos a sofreír en una sartén con aceite, hasta que esté transparente, añadimos los champiñones cortados en cuartos o laminados, freímos unos minutos y añadimos las espinacas limpias y cortadas en trozos grandes; salteamos durante 2 minutos, hasta que pierdan rigidez. Extendemos la masa sobre un molde de tarta de unos 22 centímetros de diámetro, y la ajustamos al fondo y los bordes, para que coja la forma; recortamos los márgenes que sobresalgan del molde. Pinchamos la base de la masa, para que no se hinche demasiado, y la ponemos en el horno a 200º durante 10 minutos, para hacer una primera cocción. Mientras tanto, en un bol batimos los huevos y añadimos la nata, mezclamos bien. Añadimos las espinacas y el queso, y salpimentamos. Sacamos la masa del horno, vertemos esta mezcla y volvemos a hornear durante 10 o 15 minutos, o hasta que la masa y la superficie cojan color. Podemos sustituir la pasta brisa por masa de hojaldre o de empanada.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.