¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+
5 bebidas para calmar la sed
Propuestas Gastronómicas.

5 bebidas para calmar la sed

Mónica Salazar Vevia17/07/2018

Nuestro cuerpo no pide agua por instinto sin embargo, existen bebidas que nos hidratan más y otras, anteriormente demonizadas, que cumplen las mismas funciones. Te descubrimos cuáles son.

Cuando uno siente sed se debe escuchar lo que el cuerpo está diciendo. Esta sensación proviene de la necesidad de hidratación del cuerpo, ya sea a causa de los deportes, las actividades normales o, a veces, de afecciones médicas como la diabetes. Durante el verano nuestro cuerpo se agota y se deshidrata debido a la pérdida de fluidos corporales y a una transpiración excesiva.

El verano es la época del año en la que las bebidas frías son probablemente más atractivas para nosotros. En condiciones de calor y humedad, nuestro cuerpo tiende a deshidratarse, lo que provoca una necesidad constante de consumir líquidos. Es importante entender que mientras nuestro cuerpo busca hidratación constante, su origen debe ser saludable. Diversos estudios médicos y de salud realizados en el pasado han señalado los efectos nocivos de las bebidas procesadas. Estas bebidas contienen muchas calorías, no aportan nutrientes y rebosan azúcar refinada.

Investigadores británicos están creando un índice de hidratación de bebidas patrocinado por el Instituto Europeo de Hidratación. La investigación supone un esfuerzo conjunto de investigadores de la Universidad de Stirling, la Universidad de Loughborough y la Universidad de Bangor. El objetivo del estudio fue determinar las respuestas del balance de fluidos tras el consumo de un volumen determinado de bebidas comúnmente consumidas en estado euhidratado (un balance normal de fluidos) en 72 personas de 18 a 35 años. Cuanto menos se deseche una bebida por vía urinaria durante dos horas, más alto es su "BHI" (Beverage hidration Index; Índice de hidratación de bebidas) comparado con el agua, clasificada como la primera fuente en calmar la sed. Los minerales y nutrientes, como el sodio y la proteína caseína en la leche, pueden aumentar la puntuación. Lo más curioso es que el investigador Stuart Galloway afirma que unas cervezas (cerveza lager) o el té pueden ser tan hidratantes como el agua, así que ya no nos tenemos que sentir culpables por esa cervecita después de correr.

La investigación probó los efectos de 13 bebidas consumidas comúnmente (agua sin gas, agua con gas, refrescos de cola normal y dietético, bebidas deportivas, soluciones de rehidratación oral, zumo de naranja, cerveza, café negro caliente, té negro caliente y frío, leche entera y desnatada) sobre el gasto urinario y el equilibrio de líquidos, descubriendo que varios de ellos fueron retenidos en el cuerpo durante el mismo tiempo, o más, que el agua. No todas las bebidas son iguales desde el punto de vista de la hidratación. La absorción se ve afectada por la cantidad de líquido ingerido, el contenido de electrolitos y carbohidratos, y la presencia de agentes diuréticos (sustancias que promueven la producción de orina). Asimismo, se midió el contenido de electrolitos de cada bebida. Las tres bebidas que proporcionaron el mayor grado de hidratación (ambos tipos de leche y la solución de rehidratación) también tenían los mayores niveles de electrolitos (sodio y potasio).

La clasificación de las bebidas en función de su capacidad de hidratación puede servir para varios fines. Las bebidas que promueven la retención de líquidos pueden ser beneficiosas en situaciones en las que hay un acceso limitado a los líquidos, o cuando las pausas frecuentes para acudir al baño no son deseables. Otras consideraciones con este tipo de investigación incluyen las diferencias de género. La respuesta diurética a la carga de agua puede ser mayor en las mujeres que en los hombres, lo que sugiere que las mujeres expulsan el agua más rápidamente que los hombres. La determinación de si los valores BHI medidos serían los mismos para las mujeres requiere una investigación adicional. Por otro lado, este estudio no mostró diferencias en el BHI entre el té frío y caliente. Aunque las personas a menudo afirman que ciertas temperaturas son mejores para la absorción de líquidos, es probable que no haya diferencias.

A continuación, presentamos las bebidas que mejor calman la sed y nos hidratan al mismo tiempo:

1. Agua

Es la primera opción para la hidratación en la mayoría de los casos de sed, aunque la cantidad que se necesita varía según el nivel de actividad, peso y clima. El agua es sin duda una de las mejores bebidas tanto para niños como para adultos. Proporciona una hidratación muy necesaria sin añadir calorías ni azúcar y nos mantiene saludables. Si el agua nos resulta aburrida siempre podemos aderezarla con diferentes propuestas: fresas, hojas de hierbabuena o menta, rodajas de limón o de naranja, pepino, melón o manzana y canela en rama. Si nos decantamos por una limonada veraniega hay que evitar el azúcar blanco a toda costa. Es preferible emplear sirope de agave o miel en lugar de azúcar. El sirope de agave tiene el mismo número de calorías que el azúcar, pero debido a que es más dulce la gente tiende a usar cantidades menores.

Otra opción saludable es añadir aloe vera al agua. El aloe, considerado como la planta de la inmortalidad por los antiguos egipcios, está repleto de antioxidantes y se sabe que tiene potentes propiedades regenerativas. El agua de aloe es un gran agente desintoxicante para el intestino, y ayuda a estimular el crecimiento celular y reparar las heridas.

2. Leche

Se ha demostrado que la leche es más eficaz que el agua y las bebidas para deportistas para la rehidratación después del ejercicio vigoroso. La leche permanece en el cuerpo, presumiblemente debido a su contenido de calorías o potasio. La solución ideal para niños puede ser licuar la leche en una licuadora con un chorrito de vainilla, canela o dátiles, o agregar un par de fresas o un plátano para un batido de frutas.

3. Agua de coco

Es deliciosa y está de moda. Cuanto más simple, mejor. Beber agua de coco real y natural es una opción mucho más saludable para hidratarse que una versión embotellada con azúcar o jarabes con sabor. El agua de coco simple es baja en sodio y rica en potasio.

4. Jugo de verduras

Es preferible elaborar nuestra propia bebida vegetal como una alternativa al zumo de fruta. Se puede probar con aguacate, pepino, calabacín, apio… Se sabe que los pepinos contienen un 90% de agua y son una de las verduras más hidratantes. Los jugos de vegetales son mejores para la hidratación que los jugos de frutas porque los azúcares naturales presentes en las frutas pueden inhibir la hidratación. Además, los zumos de frutas tienden a tener una forma concentrada de azúcar. Sin embargo, si nos gustan los jugos de frutas, el jugo de naranja puede ser una buena opción ya que contiene muchos electrolitos. Incluso el jugo de remolacha es ideal para la hidratación y también actúa como un purificador de sangre natural.

5. Cerveza

El contenido de alcohol en un litro de cerveza lager tampoco aumentó la producción de orina en este estudio. Un estudio previo que examinó el balance de líquidos en respuesta al alcohol tanto en estados euhidratados (hidratación normal) como hipohidratados (falta de hidratación) encontró un aumento en la producción de orina después de la ingestión de alcohol cuando estaba euhidratado, pero no hubo diferencias cuando estaba hipohidratado. Ni la cerveza ni el café ni el té parecen producir significativamente más orina, aunque el café es marginalmente el valor más bajo del índice. Una posibilidad es que los efectos diuréticos del alcohol en la cerveza sean contrarrestados por sus calorías que promueven la retención. Esto está respaldado por un estudio anterior que comparó la cerveza regular con la sin alcohol y descubrió que la cerveza regular provocaba un 12 por ciento más de orina. Los sabios monjes de la edad media que comenzaron a producir cerveza en los monasterios no podían estar equivocados.

Bebidas que debemos evitar

En este sentido hay unas claras ganadoras y son las bebidas gaseosas, carbonatadas o refrescos. Todas estas bebidas cargadas de azúcar ofrecen cero beneficios nutricionales al mismo tiempo que contienen ácido que erosiona el esmalte de nuestros dientes. Muchas de estas bebidas contienen cafeína, que los niños sin duda deben evitar. Las bebidas azucaradas matan a 184.000 personas al año a causa de la diabetes, las enfermedades cardíacas y el cáncer.

Por otro lado, hay bebidas que antes consideramos nocivas y que no lo son tanto. El Dr. Stuart Galloway del Grupo de Investigación de Ciencias de la Salud y el Ejercicio de la Universidad de Stirling, afirmó haber ayudado a romper algunos mitos sobre la deshidratación que ocurre después de la ingestión de ciertas bebidas, al menos cuando se toman en volúmenes moderados. El profesor Neil Walsh de la Universidad de Bangor, explica que “Mucha gente cree que beber líquidos como el té y el café los deshidrata, pero encontramos que cuando se beben en cantidades y frecuencia normales, estas bebidas no estimulan ninguna pérdida adicional de líquidos en comparación con el agua potable".

Por supuesto, esta no es una lista completa de todas las bebidas que pueden ayudarnos a refrescarnos este verano. En ocasiones es divertido ser creativo y elaborar nuestros propios brebajes. Después de saber todo esto, ¿Con qué bebida os quedáis?

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.